Inicio > Economía > Las bondades que traería la dolarización a Venezuela, según el economista Oscar Torrealba

Las bondades que traería la dolarización a Venezuela, según el economista Oscar Torrealba

 

El economista Oscar Torrealba, CEO de Opuntia e investigador  del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice), explica que la dolarización es un proceso de sustitución monetaria dado que “se está cambiando la moneda de curso forzoso por una moneda extranjera”.

Asimismo, relata que este proceso puede generarse de manera formal e informal siendo esta segunda opción la que actualmente se está llevando a cabo en Venezuela “debido a un deterioro de la moneda de curso forzoso”.

Dicha situación ha causado que la ciudadanía prefiera usar divisas extranjeras, siendo el dólar americano la moneda mayormente empleada.

Perspectivas positivas

El economista apunta que se recurre a la dolarización cuando una economía se encuentra en completa crisis; normalmente suele proponerse como una solución ante fenómenos inflacionarios. Añade que tras su realización se obtienen diversos beneficios entre los que destacan:

  • Reducción en el riesgo de devaluación.
  • Bajan las tasas de interés “lo que es bueno porque implica un menor costo de financiamiento al capital”.
  • Disminución de costos transaccionales por el tipo de cambio.
  • Aumentan las inversiones en el país porque se asume una moneda dura.
  • El riesgo inflacionario obviamente disminuye, dado que “no hay posibilidad de generar hiperinflación porque no hay un banco central que emita dinero para financiar el déficit fiscal”.
  • Incita al Gobierno a tener una disciplina fiscal mucho más atractiva “porque obviamente no puede recurrir a la monetización del déficit”.

No obstante, el CEO de Opuntia explica que el Gobierno tiene la posibilidad de “recurrir a la emisión de bonos, dado que esta es una forma de financiamiento no inflacionaria, pero que si compromete las cuentas fiscales”.

Cambio de políticas monetarias

El investigador del Cedice señala que la dolarización implica renunciar a las políticas monetarias.

Cuando se lleva a cabo esta acción “el Banco Central pierde su principal instrumento que es la política monetaria”, explica.

Torrealba agrega que esto puede tener un impacto negativo dado que “no se podrían responder a ciertos choques pero implica eliminar otros riesgos” presentes en la economía venezolana a lo largo de las últimas décadas: la financiación del gasto público de los Gobiernos a través de la emisión de dinero.

Cabe destacar que desde el año 1983 Venezuela cuenta con una inflación sostenida, que inició con dos dígitos y actualmente es de ocho cifras

No obstante, explica que tras un proceso de dolarización la autoridad financiera de un país aún tiene la posibilidad de hacer política monetaria a través de la emisión de bonos y otros instrumentos.

Inmediatez del proceso

“Para dolarizar no hace falta tener un sinfín de reservas internacionales. La sustitución de la moneda se puede llevar a cabo con la cantidad de reservas actuales, al tipo de cambio paralelo del día, porque la economía está operando en función de dicho valor”, apunta el economista.

Dependiendo de la estrategia que se tenga para hacer la sustitución monetaria, ésta puede efectuarse rápidamente, considerando que a medida que han pasado los años las economías son mucho más digitales y están mucho más bancarizadas.

Billetes de nuevo cono monetario, tras la reconversión de agosto de 2018

Sustituir el efectivo es un proceso mucho más rápido que antes. En cuestión de un mes se puede dolarizar una economía completamente” agrega y señala que ello implica hacer uso de rutas planificadas, eficientes y rápidas, tal como las aplicadas por las empresas con grandes sistemas de distribución.

En el caso venezolano, el canje de bolívares por dólares se puede llevar a cabo siguiendo la ruta comercial de Empresas Polar, dado que la misma tiene un amplio alcance a nivel nacional.

Libre albedrío

Un sistema de libertad monetaria daría a las personas el derecho de intercambiar y tener cuentas en la moneda de su preferencia.  Esto causaría que la moneda de curso forzoso, que en este caso es el bolívar, compita libremente con otras monedas y de esta forma garantizar la libertad de contrato, apunta el CEO.

En este modelo es fundamental que jamás se prohíba a la ciudadanía o las empresas tener la moneda de su preferencia.

El economista hace énfasis en que la dolarización “como opción de política monetaria es bastante atractiva considerando el escenario político y considerando además que la inflación en Venezuela se viene gestando desde el 83′ a causa de una tradición populista en los Gobiernos”.

Lo importante no es tener una efímera sensación de bienestar, sino “proteger al venezolano, y esto se lograr resguardando su poder adquisitivo, al tiempo que se coordinan los mercados a corto, mediano y largo plazo”, concluye Torrealba.

Bárbara Méndez /DobleLlave

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »