Inicio > Economía > Nueva crisis de efectivo se asoma a solo cinco meses de la reconversión

Nueva crisis de efectivo se asoma a solo cinco meses de la reconversión

Una nueva crisis de efectivo se asoma en Venezuela a cinco meses de la reconversión monetaria que puso en circulación un renovado cono monetario y le restó cinco ceros al bolívar. Hay varias señales que indican que la escasez de billetes que amainó en los últimos meses regresará y tal vez con más fuerza debido a la persistencia de la hiperinflación.

Banca y Negocios

La proporción de dinero en efectivo sobre la liquidez se ubicó en la semana culminada el 11 de enero en 6,82%, igual nivel que se registró a finales de septiembre de 2017 y una baja de 2,85 puntos porcentuales desde el tope de 9,35% que se alcanzó al 9 de septiembre de 2018.

Estos números indican que el gobierno está entrando nuevamente en la dinámica de alto incremento de la liquidez, sin tener capacidad de mantener un nivel adecuado de billetes que los expertos ubican entre 10% y 12% del total de dinero en circulación.

Por otro lado, la hiperinflación que padece el país desde noviembre de 2017 pone más presión y provoca que cada día se requiera mayor cantidad de efectivo para pagar. Por ejemplo, en la primera semana de la reconversión, con un billete de BsS 500 (el de mayor denominación) se compraban 5,5 cartones de huevos, de acuerdo con el monitoreo que realiza Banca y Negocios. Esta semana se requieren 16 billetes de BsS 500 para comprar un solo cartón.

“Maduro debería anunciar ya, billetes de Bs 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000. En semanas van a ser muy necesarios”, dijo en Twitter el economista Luis Oliveros.

Otra muestra de la rápida pérdida de valor (y por tanto de uso) de los nuevos billetes es que la pieza de BsS 2 es rechazada de forma masiva en los comercios o incluso en el transporte público. Este último es también un ejemplo de cómo el uso de billetes de alta denominación se va haciendo necesario, pues el costo del pasaje pasó de BsS 1 en septiembre a BsS 30 o BsS 50 en enero de 2019, sin contar que, al menos en Caracas, existen rutas expresas que cobran hasta BsS 100.

Desde el inicio de la reconversión la liquidez creció 2.222%. Si esta tendencia se mantiene “en pocos meses la relación de efectivo sobre liquidez empezará a disminuir y lamentablemente mientras no haya control de la inflación, existirá el círculo vicioso de mayor presión para seguir emitiendo dinero”, señala la firma Aristimuño Herrera & Asociados.

Desde finales de noviembre la proporción de efectivo en manos del público viene descendiendo y solo ha subido en dos semanas, pero con alzas muy pequeñas.

En zonas del interior del país como Ciudad Bolívar, en el estado Bolívar, la venta de efectivo ya regresó y en Cúcuta, Colombia, la brecha entre el dólar comprado con billetes (de BsS 200 en adelante) y con transferencias es de hasta BsS 1.000 en las casas de cambio.

No es de extrañar que dentro de poco el gobierno retome las declaraciones de que se están llevando los billetes a Colombia, así como la diferencia de precios de bienes y servicios dependiendo del pago en efectivo o electrónico.

Por otro lado, en la banca persisten viejos problemas que complican la distribución del efectivo. “La distribución del efectivo es centralizada por el BCV y puede suceder que un banco reciba dinero hacia Valencia cuando realmente esa institución necesita el dinero en un lugar diferente, lo cual acarrea costos adicionales de traslado, así como un mayor tiempo y pérdida de eficiencia en su distribución”, apunta  Aristimuño Herrera & Asociados.

Además, la cantidad de efectivo en la banca ha crecido en promedio 4% en las cuatro semanas que van desde la mitad de diciembre hasta la primera mitad de enero, mientras en las cuatro anteriores lo hizo a un ritmo medio de 14,4%.

“La hiperinflación se mantiene, destruyendo el poder de compra del bolívar. Se comienza a sentir una nueva crisis de efectivo y la necesidad de una nueva conversión monetaria”, comentó recientemente en Twitter el economista Alejandro Grisanti.

Una muestra numérica de lo que refiere Grisanti es que la liquidez monetaria superó en la semana del 11 de enero el billón de bolívares, en menos de cinco meses de implementada la reconversión, mientras bajo la reconversión de 2008 a la liquidez le tomó cinco años llegar a esa misma cifra.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »