Inicio > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Es el lavar, no la batea

José Manuel Rodríguez: Es el lavar, no la batea

 

Luego de los dos últimos escritos me llegaron varios reclamos. Algo así como ni lavas ni prestas la batea… Se referían a mi crítica por los intentos de alianzas del gobierno con la burguesía empresarial, también por su supuesto Plan de la Patria y por las comunas ingrávidas. Bienvenido el reclamo pues lo que necesitamos es cambiar (valga la metáfora), la forma de lavar. Si lo ponemos en clave económica, de lo que se trata es de darle, a la manera solidaria de producción, todo el respaldo oficial necesario para su desarrollo.

Lo enfatizo: el asunto medular para avanzar al socialismo es desarrollar una forma de producción colectivizada, vinculada al Estado mediante una planificación centralizada que busca el equilibrio de los tres sectores económicos. Ahí radica el extraordinario éxito de la economía china bajo ese riguroso propósito. Pero, entendamos que si no hay producción no hay plan económico que valga, sólo manipulaciones.

Pues bien, asumido esto, lo primero sería que el Gobierno recupere la producción petrolera, algo absolutamente indispensable para impulsar la nueva forma económica. En tal sentido tomo la propuesta que hizo la UBV a través del Centro de Estudios de las Ciencias de la Energía: Sustituir a la actual PDVSA por una poderosa corporación que englobando todo lo energético, asuma la dirección, planificación y control total, contratando diversas operadoras para producir, procesar y distribuir… A partir de ahí el Plan del que hablo debería contener cosas como estas:

*Control absoluto de las importaciones de bienes de primera necesidad que haga el Estado, sin intermediación. El empresariado que las haga con sus divisas.

*Dejar la tontería del encaje legal. Nacionalizar toda la banca de Primer Nivel.

*Desentenderse del sector privado, que opere sin interferencias pero, apoyado en sus propios esfuerzos.

*Trasladar las misiones (menos la Gran Misión Vivienda) a un cuerpo colegiado (gobierno+comunas productivas). Sería otra corporación poderosa, pero esta para el desarrollo comunal.

*Transferir a las comunas, certificadas por esa corporación, todas las empresas industriales, agrícolas y pecuarias que estén bajo control del Estado (con lo necesario para operarlas), así como los locales comerciales de la Gran Misión Vivienda. Sin incluir las empresas estratégicas. Igualmente transferirles la responsabilidad total de los CLAP.

*Entregar a las confederaciones de comunas existentes en cada ciudad, igualmente certificadas, el control y la operación de los mercados populares y municipales existentes. Se dedicaran a la venta exclusiva de los bienes importados por el Estado y los producidos por las propias comunas. Sin incluir la salud.

*La Vicepresidencia Social y las universidades nacionales velarán por la capacitación y asesoramiento de los comuneros. Para eso se transferirán a las comunas, en comisión de servicio, al personal dispuesto a hacerles acompañamiento técnico.

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »